Si existe un procomún cultural a ser mantenido debería desarrollar sus propias estructuras transnacionales, pero parece sensato que la administración de lo que es local se decida por un censo basado exclusivamente en la vecindad