La autoproclamada república está situada en la orilla oeste del río Danubio, entre Croacia y Serbia. El territorio ha sido objeto de disputas fronterizas durante décadas. Por ello Jedlicka lo califica de ‘nuillius terra’: es decir, tierra de nadie.