Vamos a recordar la escena de Matriz en la que Neo es conectado a un ordenador y se convierte, en unos instantes, en un maestro Kung Fu. Eso sería algo parecido al aprendizaje por “osmosis” (o sea, por transferencia); aunque es una idea irresistible, es imposible que ocurra – al menos, a corto o medio plazo.