El comportamiento de un agente social colaborativo es diferente al de un agente aislado porque debe considerar las metas, el conocimiento y las habilidades de los miembros de la comunidad en la que participa. En este trabajo adoptamos genéricamente el modelo BDI y analizamos dos alternativas diferentes para la representación del conocimiento compartido por los agentes del sistema. Presentamos un protocolo de negociación explorando algunas de las formas de interacción posibles entre agentes autónomos, racionales y colaborativos.