Nuestra historia arranca en una masía catalana de Gurb, un pueblo de apenas dos mil almas en la Plana de Vic, un lugar apartado mundo al que no llegaba ni a tiros Internet. Allí nació Ramón Roca y allí quería vivir, a 75 kilómetros del enjambre de Barcelona. El problema era que no había conexión.