Las CoPs funcionan, en términos estrictos, como un entorno para aprender de forma colaborativa, y no están concebidas precisamente para innovar. A mí me parecen un recipiente ideal para el aprendizaje P2P, por su dinamismo y gestión abierta, además de por la fuerte motivación personal que mueve a sus miembros; pero les veo limitaciones operativas importantes a la hora de impulsar proyectos de innovación, si tenemos muy en cuenta que innovación es algo bien distinto que creatividad, porque exige convertir las ideas en proyectos tangibles y con resultados.