La gamificación está destinada a alcanzar cifras récord. Convertida ya en una de las palabras de moda en marketing, todas las predicciones apuntan a un volumen de negocio no millonario, sino billonario. La última, en concreto, sitúa en 5,5 billones de dólares el techo de la gamificación para 2018.