Hay crisis. No hay brotes verdes. La coyuntura es mala, y puede que empeore. Y además los impuestos han subido varias veces recientemente, y van a seguir subiendo de forma prácticamente inevitable. ¿Qué podemos hacer para no perder competitividad aún cuando es posible que tengamos menos dinero en la caja (porque vender será más complicado y, además, habrá que tributar más)? Ahorrar costes por otras vías, allí donde este ahorro no implique perder competitividad, sacrificar capital humano ni reescalar nuestros proyectos a la baja. La primera y más importante fuente de ahorro está en el empleo de software libre. ¿Se han planteado las empresas aplicar en serio soluciones en software libre?