El Gobierno local de Hong Kong ha cedido finalmente ante las protestas populares y anunció la supresión del currículo escolar de la polémica asignatura de Educación Nacional (patriotismo), blanco de manifestaciones y de huelgas de hambre en los últimos días.