Es posible que acabemos comprándonos una de las máscaras pixeladas del alemán Martin Backes. Nos servirá para camuflarnos de los medios de comunicación en lugares públicos. Tal vez nos proteja de la desazón y el pesimismo imperante.Como la edición es limitada, os dejamos, no vaya a ser que nos quedemos sin ella…