Territorio, estado y comunidad nacional no son obviamente la misma cosa. El creador del esperanto, Zamenhof, intentó incorporar a su idioma una forma de distinguirlas. Las confusiones que Zamenhof no quería, no sirven para solventar el problema de fondo, pero sí para saber cuál es y poder al menos, confrontarlo con claridad.