Impresiones 4D o mutaciones estructurales que responden a estímulos

Un artículo en mi nueva publicación de referencia me hizo volar la imaginación recientemente, a la vez que llevaba a preguntarme si sería posible llevar lo que se conoce como “impresión 4D” al terreno de mi investigación: ¿se podría imprimir una estructura flexible que representara la topologia de un sistema,  y que este fuera mutando (cambiando su topología en base a estímulos generados por ordenador)?

Sería como materializar las simulaciones por ordenador, imprimir estructuras cambiantes – que fueran mostrando las diferentes asociaciones entre individuos – e ir obteniendo objetos que representaran (físicamente) diferentes modelos organizacionales: estructuras auto-evolutivas que también son alteradas por el entorno… materiales inteligentes y biotecnología.

Es obvio que me falta base teórica y rigor para afirmar este nuevo estadio de mi investigación. Aún estoy jugando con elñ sueño -y con el nuevo horizonte que me abrió la Inteligencia Artificial- pero para esto sirven los miniposts, como backlog de intuiciones, suposiciones o ideas no argumentadas. Simples conjeturas futuribles…

El ejercito de bots de Peña Nieto

Hay mucha gente (pienso en Europa) que aún no relaciona Latinoamérica con tecnología (TICs), o que no es consciente de hasta que punto se está trabajando para diseñar una manera diferente (inclusiva, abierta y colaborativa) de transicionar hacia la Sociedad Red. Algunos ejemplos relevantes son la FLOK Society y la Cumbre del Buen Conocer de Ecuador, o el Laboratorio Hacker de la Cámara de Diputados de Brasil, además de los muchos desarrollos y firmes apuestas por el software libre promovidos por diferentes Gobiernos. Además de activistas y luchadores invisibles incansables. Hoy en día la cuestión ya no es superar la brecha digital, sino indagar en ¿cómo -preservando la identidad cultural y legado ancestral- acompañar a los pueblos latinoamericanos hacia el mundo red?

Sin embargo en la realidad -a veces aún postcolonialista- de Latinoamerica, aún hay muchos nodos que centralizan el poder. Mucho racismo-clasista entre los que transaron con los europeos o gringos (y ahora disponen de una buena posición social) y los indios, los gauchos… los salvajes. Espero poder escribir más rigurosamente sobre esta cuestión, desde una perspectiva antropológica, en este post quería presentar el trabajo de YoSoyRed y diferentes activistas mexicanos que trabajan en el desarrollo de contratecnologías para luchar contra el «tecnofascismo» de algunos gobernantes que quieren apropiarse de las TIC, como si estas fueran mass media convencionales…




A parte de imaginar que los bots de Peña Nieto podrían ser los bots de muchos otros políticos latinos (San Luis tiene todos los números, si es que algun día emerge algun tipo de activismo en red), pensaba en la Inteligencia Artificial y el papel que puede jugar en este campo de la conflictología, el conocimiento de esta disciplina y su apropiación puede llegar decantar la balanza hacia un lado u otro… ¿llegó la hora del IActivismo?

Sistemas auto-organizados que aprenden del entorno, indagando en Inteligencia Colectiva y modelos organizacionales bio-inspirados

Después de estar revisando los vídeos de Kurzweil, y explorando el concepto de singularidad, quería reflexionar sobre mi investigación y empezar a resolver algunas de las dudas que planteaba ayer:

¿Para qué quiero investigar?¿Cual es el fin de poner la Inteligencia Artificial al servicio de los Sistemas Sociales? ¿cómo puede evolucionar la cooperación entre inteligencias (humana-artificial)? Y también reflexionar sobre cómo vida y tecnología son dos variables que juegan, en sus mutaciones, entre la utopía y la distopía.

Las charlas con algunos mentores, las lecturas de algunos papers y los videos recomendados me han permitido empezar a soñar (en términos de Dragon Dreaming) mi proyecto de investigación. Y también recapitular algunos trabajos de diseño de investigación realizados recientemente, dónde empezaba a buscar posibles temas de interés, a formular hipótesis… En otras palabras, a revisar la propuesta de investigación en la que quiero sumergirme, e ir homogeneizando el background y la mirada que nace de dos disciplinas aparentemente no-conectadas (ciencias sociales e inteligencia artificial)

It is an old idea that society is in a number of respects similar to an organism, a living system with its cells, metabolic circuits and systems. In this metaphor, different organizations or institutions play the role of organs, each fulfilling its particular function in keeping the system alive. For example, the army functions like an immune system, protecting the organism from invaders, while the government functions like the brain, steering the whole and making decisions. This metaphor can be traced back at least as far as Aristotle (Stock, 1993). It was a major inspiration for the founding fathers of sociology, such as Comte, Durkheim and especially Spencer (1969). The organismic view of society has much less appeal to contemporary theorists.Their models of society are much more interactive, open-ended, and indeterministic than those of earlier sociologists, and they have learned to recognize the intrinsic complexity and unpredictability of society. The static, centralized, hierarchical structure with its rigid division of labor that seems to underlie the older organismic models appears poorly suited for understanding the intricacies of our fast-evolving society. Moreover, a vision of society where individuals are merely little cells subordinated to a collective system has unpleasant connotations to the totalitarian states created by Hitler and Stalin, or to the distopias depicted by Orwell and Huxley. As a result, the organismic model is at present generally discredited in sociology. In the meantime, however, new scientific developments have done away with rigid, mechanistic views of organisms. When studying living systems, biologists no longer focus on the static structures of their anatomy, but on the multitude of interacting processes that allow the organism to adapt to an ever changing environment. Most recently, the variety of ideas and methods that is commonly grouped under the header of “the sciences of complexity” has led to the understanding that organisms are self-organizing, adaptive systems. Most processes in such systems are decentralized,indeterministic and in constant flux. They thrive on “noise”, chaos, and creativity. Their collective intelligence emerges out of the free interactions between individually autonomous components. Models that explain organization and adaptation through a central, “Big Brother”-like planning module have been found unrealistic for most systems.The Global Superorganism: an evolutionary-cybernetic model of the emerging network society

El detonante de esta investigación fue el interés por la Inteligencia Colectiva y los nuevos modelos de organización social que nacen con internet y las TICs (organizaciones de centro vacio a gran escala), concretamente en indagar cómo un sistema de agentes inteligentes puede aprender de un entorno dinámico para adaptarse a él y transformarlo en post de un bien común (que maximize el bienestar de todos los agentes y tambien de su entorno). O, cómo un sistema de agentes inteligentes mediado por una Inteligencia de Orden superior puede devenir en un superorganismo… ¿La Inteligencia Artificial permite acelerar la evolución ciertos sistemas sociales actuales hacia superorganismos?

Me gustaría poner especial atención en la definición anterior, ya que de alguna manera me estoy dando cuenta que es uno de los puntos donde quiero focalizar: investigar si a través de diferentes protocolos de comunicación u organización (sistemas de información) puede emerger una inteligencia de orden superior que permita a los miembros de un sistema social establecer relaciones de cooperación, pero no sólo entre ellos (individuos), sinó también con este entorno dinámico del que aprenden (para adaptarse a él y poder transformarlo en post de un bien «universal»). Esta sería la perspectiva ecocéntrica, la inclusión del entorno dentro de la definición de sistema social (más allá de los individuos humanos y sus políticas).

En este sentido, por un lado parece haber cierto consenso en que la cooperación es una de las claves de la supervivencia, pero muchas veces se obvia contemplar la cooperación (además de con otros individuos u otros grupos sociales) con el entorno. Y este es un interesante debate sobre la evolución que han abordao numerosos autores y que yo descubrí en el libro de Martin A. Nowak Supercooperadores. 

En este sentido, un breve proceso de documentación y sobretodo la intucición, me sugieren que la concepción tradicional de evolución (generalmente basada en una relación parasitaria entre humanos y naturaleza) se debe a la matriz de nuestras dinámicas de conocimiento -y a los paradigmas predominantes hasta este siglo- que surgen de una posición metodológica o epistemológica no-holística o reduccionista (en contraposición con el desarrollo de la dinámica no-lineal o teoría de la complejidad).

Por eso, desde una perspectiva ecocéntrica, tal y como sugería Fritjof Capra, se pasa de la concepción «mecanicista» del universo – en la que la investigación científica estuvo mucho tiempo basada (pensamiento lineal)-  a verlo como una red de relaciones – debido a que la tecnología disponible actualmente nos permite aplicar la teoría de la complejidada a diferentes procesos de indagación- analizando redes-de-redes interconectadas y sistemas que precisan de contextos e instancias superiores (de un todo) para su comprensión.

Por lo tanto, desde mi punto de vista, este cambio de paradigma o perspectiva es muy significativo cuando queremos aproximarnos a la Inteligencia Colectiva, ya que desde un principio debemos evaluar qué diferentes ordenes de Inteligencia incluimos en la palabra «colectiva»( ¿contemplamos desde las células hasta los ecosistemas pasando por los grupos sociales y la biodiversidad? ¿o solamente a los humanos?). Por otro lado,en mi opinión, esta perspectiva también contribuyé a resignificar la palabra «social» (haciendola extensiva a diferentes modalidades de vida, más allá de los humanos).

Fritjof Capra ha hecho aportes bastante significativos que han contribuido a forjar esta línia de pensamiento, como por ejemplo las teorías expuestas en su libro Las conexiones ocultas (que ya tengo preparado para empezar a leer) donde postula que para mantener la vida en el futuro, los principios en los que se basan las instituciones sociales deben ser compatibles con la organización que la naturaleza ha desarrollado para sostener «la trama de la vida».

Sintetizando, mi intención es -desde esta perspectiva ecocéntrica- por un lado investigar como diseñar un sistema de información «homeostático» (en terminos cibernéticos) que permita establecer relaciones de cooperación entre agentes del mismo sistema, y el entorno (ecosistema) que los contiene. Y más allá, indagar si este tipo de arquitecturas informacionales o protocolos organizacionales contribuyen a que emerja una inteligencia de segundo orden que permita al sistema convertirse en un superorganismo autopoiético.

Como reflexión final, volviendo a Kurzweil, a la singularidad  y a los enjambres de nanobots sanadores (colónias de robots microscópicos inyectables capaces de ir reparando nuestros cuerpos) siento que debo plantearme, cómo más allá de la microrobótica la Inteligencia Artificial puede aplicarse para generar este Social Computing que nos lleve a formar parte de superorganismos -biotecnológicos- para evolucionar, en términos ecocéntricos, hacia sistemas autopoiéticos. Y parecería que de momento podría ser a través de las TICs.